lunes, 24 de octubre de 2011

La lactancia materna y las alergias

En la población de la costa por la humedad, y en las ciudades por la contaminación ambiental, abundan las alergias. Cuadros de rinitis alérg...
»
En la población de la costa por la humedad, y en las ciudades por la contaminación ambiental, abundan las alergias. Cuadros de rinitis alérgica y asma bronquial son muy frecuentes en niños y en adolescentes y en menor intensidad en los adultos. Se conoce que las alergias son reacciones excesivas de nuestro sistema inmune a ciertas sustancias, llamadas alérgenos, que en la mayoría de las personas no causan nada, sin embargo en las que son alérgicas desencadenan los síntomas en forma recurrente.

Las causas de que uno sea alérgico pueden ser:
a) El factor hereditario: Si un padre es alérgico, el niño tiene mayor chance de desarrollar alergia, pero si los dos padres son alérgicos, la mayoría de sus hijos lo serán.
b) El contacto muy precoz con alérgenos conocidos (en los primeros meses de la vida): como los ácaros en el polvo, la caspa de ciertos animales, detritus de cucarachas, el polen, el humo del tabaco y ciertos alimentos como las nueces, el pescado, los huevos e incluso la leche de vaca.

Las manifestaciones alérgicas más frecuentes son la dermatitis atópica, la rinitis alérgica y el asma bronquial.

¿Qué relación tiene la lactancia materna con el desarrollo de las alergias

No se conocen los mecanismos de cómo sucede, pero sí hay sustento científico claro para afirmar que la lactancia materna exclusiva disminuye el riesgo de que el niño desarrolle asma bronquial; dar de lactar -aunque no sea en forma exclusiva- también disminuye el riesgo de desarrollar sibilancias bronquiales -señal de broncoespasmo- que se observan en muchos niños pequeños durante las infecciones respiratorias y, finalmente, también disminuye el riesgo de presentar alergia a la leche de la vaca.

Algunos de los beneficios básicos que ofrece la lactancia materna son:

a) Es el mejor alimento para el bebé. Es completo y satisface las necesidades del lactante y permite su desarrollo normal. Ninguna leche enriquecida supera a la leche materna.
b) Siempre está disponible, es gratis y en principio no requiere ninguna preparación, salvo mantener las reglas de higiene.
c) El niño que recibe la lactancia materna presenta menos infecciones respiratorias, diarreicas y del oído, fundamentalmente porque contiene anticuerpos (proteínas específicas contra diversos gérmenes) y células de la defensa de la madre que colaborarán con el sistema de defensa del lactante, aún incipiente, para eliminar muchas bacterias y virus causantes de diversas enfermedades.
d) Disminuye el riesgo de desarrollar alergias respiratorias y dermatológicas.
e) Ayuda a la madre a recuperarse más rápidamente luego del parto, dar de lactar contrae el útero acelerando su retorno a la normalidad, previene también el riesgo de permanecer en sobrepeso luego del embarazo.
f) Dar de lactar refuerza el vínculo de afecto entre la madre y su niño.

Para todos los padres que van a tener a sus niños próximamente o en los que acaban de tener a su bebé, aun si alguno de ellos padece de asma o rinitis alérgica, lo mejor que pueden ofrecerle para disminuir su riesgo de desarrollar alergias es leche materna durante los primeros seis meses de vida; además de evitar o minimizar la exposición a alérgenos frecuentes como los ácaros que abundan en los colchones, almohadas -lavando con frecuencia las sábanas y probablemente usando cobertores aislantes-, higiene adecuada del dormitorio para eliminar la presencia de cucarachas, evitar el contacto de su bebé a gatos o perros por la caspa que puedan liberar y no exponerlo al humo del cigarrillo ni al smog.

Fuente : Robinson CL, Baumann LM, Romero K, Combe JM, Gomez A, Gilman RH, Cabrera L, Gonzalvez G, Hansel
NN, Wise RA, Barnes KC, Breysse PN, Checkley W. Effect of urbanisation on asthma, allergy and airways
inflammation in a developing country setting.THORAX 2011 jul 5 (Epub ahead of print).
Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario